Día 8: Gante

Amberes

Despertamos pronto ya que al haber dejado el coche en el parking, debíamos sacarlo antes de las 9:00, ya que de lo contrario se nos sumaría más coste. Antes de coger el coche, fuimos a un supermercado cercano al parking para rellenar la nevera y recargarnos de provisiones. Después nos montamos en el coche y emprendímos nuestra ruta a Malinas.

Malinas

Tras unos 20 minutos llegamos a la ciudad, conseguimos aparcar cerca de la catedral además de forma gratuita, la suerte al parecer había cambiado con respecto al día de ayer.
La primera parada que hicimos fue la famosa Grote Markt, que es la plaza principal de Malinas. En ella podemos encontrar la torre de la Catedral de San Romualdo y el edificio del Ayuntamiento.

La panorámica de la plaza es preciosa, los edificios barrocos que la rodean y las terrazas de lo bares hacen que sea uno de los puntos más visitados de la ciudad.

Al fondo de la plaza tenemos el Ayuntamiento, el cual lo componen tres edificios, el Palacio de Grote Raad, la torre Belfort y la Lonja de los Paños.
La torre Belfort está compuesta por un conjunto de 56 torres y el Palacio, cuya construcción se inició en 1526 por orden de la corte suprema de los Países Bajos. Aunque debido a la disminución del mercado textil el edificio nunca fue terminado quedando incompleto casi durante 400 años. No fue hasta 1900 cuando se finalizaron las obras.

Las señales que indican las calles son de lo más curiosas:

No dejábamos de mirar hacia arriba, ya que los edificios eran preciosos:

Nos encantó la ciudad, pero nos quedaban varias paradas así que nos dirigimos hacia el coche y pusimos rumbo a Brujas.

Brujas

A pesar de haber visitado Brujas en otra ocasión, consideramos que es una parada obligatoria y más si nos pilla tan cerca, aunque solo sea para dar una pequeña vuelta por el canal Dijver hasta llegar a la Grote Markt. Llegamos al aparcamiento cercano a la estación de tren, donde el precio era bastante asequible así que no lo dudamos ni un segundo y entramos directos a él.
Eran en torno a las 12:30 cuando salimos del parking y comenzamos a caminar hacia el centro de la ciudad.

Rápidamente llegamos hasta uno de los puntos de partida de los tours por los canales, el embarcadero del hospital San Juan.

Tras caminar unos cuantos minutos más llegamos al punto más fotografiado de la ciudad, el Canal Dijver:

Aprovechamos que era hora de comer para dirigirnos hacia la Grote Markt y comer en uno de los establecimientos cercanos:

Después de la comida, no pudimos resistirnos a comernos un gofre con fresas, chocolate y nata, estaba delicioso!

Tras la breve visita a la ciudad, volvimos al parking y pusimos rumbo a nuestra última parada del día, Gante.

Gante

Aunque también la habíamos visitado anteriormente, Gante fue una de esas visitas que más nos gustó y no dudamos el repetirla. Habíamos reservado una noche en el Hotel Opera Gent Centrum, el cual también tiene un aparcamiento privado para los clientes del hotel. La ubicación del hotel es estupenda, a pocos metros andando del centro histórico. Sus instalaciones son prácticamente nuevas, por lo que si estáis buscando alojamiento, os recomendamos este hotel, acabaréis encantados!

Después de descargar las maletas, bajamos a la ciudad, en dirección a la plaza Korenmarkt y así poder ver la Iglesia de San Nicolás. La panorámica de la plaza es una de las más bonitas que se pueden obtener de la ciudad:

Tras visitar la plaza, fuimos en dirección al Puente San Miguel desde donde se tienen unas vistas preciosas de la Iglesia:

Desde el puente las vistas hacia los muelles Graslei y Korenlei:

Bajamos hasta la orilla del rio Lys desde el que se tienen unas vistas preciosas de las casas que rodean el muelle, este lugar se puede decir que es el punto de encuentro de muchos grupos de amigos para tomar algo o simplemente desconectar y sentarse a leer tranquílamente:

En una de las tiendas que rodean la Korenmarkt fuimos a comprar un helado, después de estar un buen rato mirando el escaparate de sabores, esta vez nos decantamos por un helado de Speculoos que son las típicas galletas de Holanda y Bélgica.

Estuvimos un buen rato descansando sentados en el canal, después de tantas horas sentados en el coche era el mejor lugar donde acabar el día.
Cuando se iba acercando la hora de cenar, buscamos un sitio en uno de los restaurantes que rodean al canal y lo hicimos en el restaurante Di Massimo.
Después de la cena y antes de volver al hotel, dimos una pequeña vuelta por los muelles para ver la ciudad de noche. Subimos al puente San Miguel para ver las vistas del muelle:

Las vistas hacia la Korenmarkt son preciosas:

Después de la visita nocturna a la ciudad, volvimos al hotel a descansar, mañana saldríamos pronto para continuar con la ruta hasta llegar a Dinant. No eran demasiados kilómetros, pero el camino no iba a ser lo suficientemente bueno, así que más valía prevenir y salir con tiempo de margen.